3716 Garden Ave. Miami Beach, FL 33140

¡Novedades importantes!

Solemnidad de la Ascensión del Señor

Queridos hermanos en Cristo:

En este domingo 24 de mayo coinciden varias celebraciones. Hay novedades importantes para nuestra vida diaria.

La primera  y más relevante es, por supuesto que Jesucristo resucitado vuelve al Padre trayendo la novedad de nuestra naturaleza humana glorificada, victoriosa sobre el pecado y la muerte. Como dice el prefacio I de la Ascensión, “no se fue para alejarse de nuestra pequeñez, sino para que pusiéramos nuestra confianza en llegar, como miembros suyos, a donde él, nuestra cabeza y principio, nos ha  precedido.” O como dice el prefacio II, se eleva al cielo “para hacernos partícipes de su divinidad.”

La conclusión del Evangelio según san Mateo que se proclama este domingo incluye los cuatro “todos” del Señor. Tiene todo el poder. Nos ordena ir a todos los pueblos. Quiere que enseñemos todo lo que El nos ha dicho. Promete estar con nosotros todos los días hasta el fin de los tiempos.

La Iglesia siempre se ha esforzado por mantenerse fiel al mandato misionero del Señor y ha llevado el mensaje del Evangelio entre luces y sombras a los confines de la tierra desde la época apostólica hasta nuestros días fuertemente marcados por la pandemia.

Durante dos largos meses, las puertas de nuestra iglesia parroquial han estado cerradas. Sin embargo, hemos seguido celebrando los sacramentos. Las Misas diarias y dominicales se celebraron en el horario habitual sin fieles presentes y han sido transmitidas en línea a través de nuestra página de Internet para alimentar la piedad personal y mantener vivo el deseo del encuentro con Jesús sacramentado, real y sustancialmente presente en la Eucaristía. Según lo dispuesto por el arzobispo, aún durante este tiempo hemos celebrado Bautismos, Matrimonios y funerales. La oficina parroquial ha permanecido abierta para atender a las necesidades de nuestro pueblo, especialmente para la administración de los sacramentos de la Reconciliación y la Unción de los Enfermos. Los abnegados voluntarios de la Sociedad San Vicente de Paul han continuado su obra de misericordia.

Como es de público conocimiento, el arzobispo ha decidido que se reabran las puertas de la iglesia parroquial a partir del próximo martes 26 de mayo, memoria de san Felipe Neri, fundador del Oratorio. No obstante, ha dado indicaciones para contribuir a la prevención del contagio de coronavirus que debemos cumplir. Estas incluyen “distanciamiento social”, exigir el uso de mascarilla durante la celebración y otras indicaciones que surgen de su carta del día 18 de mayo, memoria de santa Rafaela María del Sagrado Corazón, fundadora de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. La ciudad de Miami Beach también ha establecido regulaciones para lugares de culto que entraron en vigor esta semana que debemos cumplir. Además, ha hecho indicaciones y sugerencias algunas de las cuales hemos implementado.

Es necesario que tengamos muy en cuenta las regulaciones, indicaciones y señales. Han sido implementadas para nuestra seguridad y también para la de nuestros hermanos. Están publicadas en nuestra página de Internet y también visiblemente en toda la iglesia. Es importante que cultivemos una cultura de la observancia, respetando y haciendo respetar estas indicaciones, siempre con caridad y ternura, pero también con firmeza. Particularmente en nuestra parroquia, necesitaremos la ayuda de ujieres que organicen la entrada y la salida de Misa dirigiendo el flujo de personas. Aquellos que deseen colaborar, por favor, llamen a la oficina parroquial.

Las medidas en vigor tanto a nivel diocesano como municipal determinan que se haya reducido significativamente la capacidad del templo. Por lo tanto, puede ocurrir que alguien no pudiera entrar a la iglesia porque la capacidad se encuentra colmada. En ese caso, les pedimos que vuelvan a su vehículo, sigan la Misa por Internet a través de un dispositivo móvil y durante el rezo del Padrenuestro comiencen a desplazarse hacia la fuente con la imagen de la Virgen María y el Niño ubicada en la esquina de Garden Avenue y Barry Street donde podrán recibir la Comunión. Es importante prestar atención al distanciamiento social durante esos desplazamientos.

Durante la celebración de la Misa, por indicación del arzobispo, omitiremos el saludo de la paz y no habrá procesión con las ofrendas. Tampoco se realizará la colecta en la forma habitual, habrá canastos ubicados junto a las puertas de entrada y salida para que puedan depositar su ofrenda o si lo prefieren pueden enviarla por correo a la oficina parroquial.

Continuará el horario habitual de Misa. Por el momento seguiremos transmitiendo en vivo todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la noche. El lunes 1 de junio, memoria de san Justino Mártir, 10º aniversario de la toma de posesión de monseñor Wenski como arzobispo de Miami, concluirá la adoración diaria del mediodía. Por supuesto que seguirá la adoración del Santísimo habitual de los jueves de 8:45 AM a 6: 45 PM y las dos horas de adoración reparadora los miércoles de 7 a 9 de la noche.

El arzobispo ha mantenido la dispensa de la obligación de asistir a Misa dominical para beneficio de aquellos que se encuentran en grupos de riesgo o que tienen miedo de salir a la calle y todos aquellos que se vean imposibilitados de asistir. Además, encarece a los que están enfermos, especialmente si tienen síntomas parecidos a la gripe que se abstengan de asistir a Misa.

El 24 de mayo es la memoria de María Auxiliadora, a ella le pedimos que interceda por todos nosotros. No cabe ninguna duda que en estos días vamos a necesitar mucha ayuda para crecer en la virtud de la prudencia y también para soportar con paciencia los inconvenientes que experimentemos.

El día 24 de mayo de cada año es también la Jornada de oración por la Iglesia en China. Se trata de comunidades católicas muy sufridas que en las últimas décadas han experimentado y siguen experimentando la persecución y el hostigamiento constante de las autoridades civiles. La presencia de los católicos en la China es expresión concreta de la fidelidad de la Iglesia al mandato misionero del Evangelio de este domingo. Cuando las dificultades e inconvenientes temporarios que experimentamos pongan a prueba nuestra paciencia, pensemos en nuestros hermanos católicos chinos, que además de la pandemia tienen que enfrentar cotidianamente la hostilidad del régimen comunista en el poder desde la segunda mitad del siglo XX y, sin embargo, permanecen fieles a Cristo y a su Iglesia.

La primera celebración dominical con el pueblo después del cierre de las iglesias en la Arquidiócesis de Miami a causa de la pandemia será entonces el 31 de mayo, fiesta de la Visitación y, este año, solemnidad de Pentecostés. Que el Espíritu Santo que cubrió a María Auxiliadora en el momento de la Anunciación, descienda sobre nosotros para que con renovado impulso misionero demos testimonio de amor a Cristo todos los días, en todas partes, en todos los ámbitos de nuestra vida.

Fr. Roberto M. Cid